Dos espontáneos y muchas peleas: La presentación más extraña de James