Así fue el juego duro del que se quejó el Barcelona