Sergio García inventa la jugada del partido: control de espaldas y sombrero al defensa