Kameni tiró de reflejos para evitar el primer tanto al borde del descanso