El Espanyol de Aguirre sigue como un tiro