El Zaragoza coge aire en Cornellá