El Granada resucita en Cornellá