España le hace el paseíllo a Italia