Sin espacios por Bale, sin balón y sin Benzema: Cristiano, un gol en seis partidos