La presencia en el campo de unos niños del Real Madrid incomodó a JIM