Ocho equipos y ocho ciudades en vilo por evitar el descenso a Segunda División