Elche, una afición de primera