Gritos, insultos y amenazas a los jugadores del Córdoba tras descender a Segunda