Nolito, en su mejor versión, ya tiene la vista puesta en acabar con el Dépor