Luis Enrique llegó sonriente a Vigo pero se fue 'mosqueado' y con cuatro goles