Larrivey sentenció el derbi gallego con una jugada de ‘pillo’ (0-2)