Balaídos no es un campo fácil para el Madrid