¿Cómo va el caso Llorente?