El Bilbao se congela en Moscú