Miranda de Ebro confía en la remontada