Llorente y Bielsa echan chispas