Fernando Llorente, una hora calentando para no jugar ni un minuto