Briand agrava la crisis de un Athletic que mereció más