La afición del Almería invadió el campo al acabar el partido y manteó a Francisco