El entrenador del Slavia alucina por las medidas de seguridad: "En la recepción del hotel me han dejado casi desnudo"