El entrenador de fútbol ruso que pegó una patada a un niño ya está en busca y captura