El entrenador de Portugal se 'enfrentó' a un seguridad para poder abrazar a su hijo