La jugada ensayada más rara: falta en la frontal, dos jugadores de rodillas y... ¡Golazo!