La enfermería del Real Madrid se vacía para llegar al partido frente al Nápoles