La enfermería del Madrid se vacía para el Clásico: la única duda es Keylor Navas