El enemigo público número uno del Sevilla en la final de la Copa del Rey