Se encienden las alarmas en el Madrid: CR7 y James, entre algodones para la Champions