La sociedad entre Koke y Fernando Torres promete buenos momentos en el Calderón