La psicosis tras los atentados de París afecta la reventa para el Clásico