Los jugadores y el madridismo comienzan a soñar tras la victoria del clásico