Cristiano, en el clásico