Varios aficionados gritan a Florentino y Bartomeu a la entrada al restaurante