Riosa, un pueblo unido por la mina… y por el clásico