El Barça tiene ahora la suerte del ganador