El Real Madrid neutralizó casi todos los ataques del Barça