Rafa Benítez se estrenó estrepitosamente en el banquillo del Real Madrid en un Clásico