Neymar y Luis Suarez, radiantes de felicidad