Mou y Tito vivieron El Clásico a su manera