Máximo nerviosismo en el viaje del Real Madrid a Barcelona