Florentino Pérez se dio un baño de madridismo… en Barcelona