Enorme Clásico de un Gerard Piqué que ratificó su buen momento ante el eterno rival