Así viven el Clásico merengues y culés