Cristiano, más preparado que nunca para decidir en el Camp Nou