El Clásico, en los banquillos