Casillas vuelve a estar bajo palos en el Camp Nou tras más de dos años de ausencia